domingo, 1 de marzo de 2009

Los perros de Jaltenco

Todavía me siguen llegando mensajes de los “defensores de los animales” —particularmente aquellos a quienes no les gusta la fiesta brava— que se sintieron ofendidos por mis opiniones en favor de la tauromaquia. El más reciente, de la señora Fabiola Campos, que ya fue contestado en tiempo y forma.
Y no es por incordiar, pero me seguirán llegando a partir de lo que se leerá a continuación.
Verán, mis estimados cuatro lectores —o los que me queden—: estoy sorprendido por el ámpula que ha despertado la matazón de perros y gatos ocurrida en Jaltenco.
Todavía no sé con absoluta certeza si los muertos fueron tres, como señalan algunas versiones, o docenas de animales, como señalan otras que relatan una verdadera masacre.
Tampoco sé a ciencia cierta si encontraron restos de perros y gatos en el refrigerador —y si así fue, mucho menos por qué—. O si es un infundio y sólo se trata de las mollejas, hígados y demás vísceras con las que se iba a guisar un caldo con menudencias el dueño del departamento donde masacraron a los canes. O si estaba experimentando para tener una comprobación científica de aquella frase que dice: perro no comer perro.
Como sea. Lo que me sorprende es que la gente se indigne de la manera que lo ha hecho por la muerte de unos cuantos perritos.
Y que llamen a manifestaciones, concentraciones o protestas —como les quieran llamar— donde hagan patente su molestia por la matazón de marras.
Supongo que es muy importante que maten a unos perros en Jaltenco. Debe tratarse de un verdadero suceso. Algo como para conmover a la república entera.
Aunque las matazones de seres humanos ocurridas en Creel, Chihuahua; Mérida, Yucatán; La Marquesa, estado de México; Macuspana, Tabasco; y otras que se me olvidan nomás nos vienen valiendo sorbete.
Es más, creo que ya ni nos sorprendería saber que en lo que va del año se han cometido más de un millar de personas ejecutadas, de esas muertes al estilo del crimen organizado.
Esas nos valen un soberano pito. Ni una manifestación ni una mentada de madre —he leído muchas contra las autoridades municipales de Jaltenco en los últimos días—. Y son seres humanos.
Pero no maten a una media docena de perros que el país entero se para de pestañas.
Las de nuestros semejantes no nos conmueven.
Y no me digan que eso es otra cosa. Porque siguiendo la lógica de los defensores de los animales, una vida es una vida.
Y por favor, ni se molesten en mentarme la madre por lo de los perros. Porque desde ahora les digo que estoy curado de espanto.

10 comentarios:

Susana dijo...

No es la muerte de unos cuantos perritos, disculpa, pero creo que deberías leer más e informarte más para darte cuenta que este grave problema (como tantos que aquejan el mundo entero y a nuestra sociedad) es producto de la descomposición del tejido social y del proceso de deshumanización, a los protectores animales (sin comillas; plis) les interesan los humanos, las muerte o maltrato injusto contra los seres humanos nos indignan igual que la de un perro, te invito a pensar bien antes de escribir, a investigar y a involucrarte más, porque escribir es un acto que debe ser responsable y no reaccionario.

Anónimo dijo...

por último: quien no respeta la vida animal, no respeta la vida humana y visceversa, tu comentario de que porque son perros me parece muy deshumanizado, los animales también sienten, sufren y aunque no lo creas tienen derechos, es muy simple, ellos llegaron al mundo antes que nosotros, empecemos por respetar eso, no somos dueños del mundo, si te das cuenta el ser humano es el animal depredador y cruel por excelencia, un perro no sabe de maldad, la maldad es un concepto humano ¿cuándo has visto a un perro secuestrar, violar, matar? no tenemos derecho a maltratarlos y mucho menos matarlos, nos decimos racionales, pero la "razón humana" ha cometido muchas infamias e injusticias.

Asombrada dijo...

Mmmm... creo que te convendrìa investigar un poco màs antes de escribir acerca de un tema, ¿No crees Felipe? Para externar una opiniòn debe conocerse el tema, no solamente expresar un juicio de valor.
Que vergûenza que en Mèxico todavìa haya personas sin un àpice de conciencia social que se escuda en falacias ad hominem...
Saludos

Anónimo dijo...

Pues tu comentario Felipe, no viene al caso, lo único que refleja es tu apatia y desconocimiento de los problemas del mundo.
Hay que alzar la voz por los animales, que son responsabilidad directa de los humanos, por los niños y las mujeres, porque si nos callamos, solo voces como la tuya serán escuchadas, y creeme, que la realidad es más compleja que como la expresas.
Que triste de verdad, por eso cuando en la calle asaltan a un semejante mejor volteamos la mirada, al igual que cuando vemos a un perro atropellado a la orilla de la calle, huimos del dolor, de nuestra realidad mortal.

Adriana dijo...

El punto aquí señor es la brutalidad y violencia presente en el caso Jaltenco que va muy de la mano con todos los casos que usted menciona. Hablamos de arbitrariedad, abuso, sometimiento, secuestro, violencia desmedida, son las constantes en TODOS estos casos. Más bien parece que es usted el que no se conmueve y que la vida como tal, le vale "un soberano pito" utilizando sus propias palabras. Si forma parte activa de nuestros medios de comunicación infórmese primero antes de escribir tan irresponsablemente. Reste una lectora a los cuatro que le quedaban.

Emmanuel dijo...

Me da mucha tristeza la forma que comentas tu sentir hacia los animales, no soy una persona moralista ni tampoco soy de una persona que esté en un grupo de salvemos a los animales pero me considero una persona que se preocupa por la sociedad, y comentarios como el tuyo me dan asco, es la primera vez que paso por este blog y veo que la persona que no tiene cultura eres tu porque tanto me preocupa la delincuencia que existe en nuestro país como me preocupa la vida de los animales, tú que tienes el poder de la comunicación sobre este blog porque lo hechas a perder de esa manera, hoy en día necesitamos mejores personas y una mejor sociedad, pero veo que hay que tener cuidado contigo si es que tienes un machete y un perro alado

Anónimo dijo...

Hola Don Felipe González. Considero que en esta ocasión, como en alguna otra, los que te leemos cometemos un error muy común de la comunicación: quedarnos en la anécdota y no llegar al fondo del asunto, a la esencia del mensaje que quieres compartirnos. Explico: cuando a la mayoría de las personas les pedimos que nos den una definición, no encontramos las palabras ni los argumentos necesarios para hacerlo y lo más fácil es decir; “mira para que me entiendas te pongo un ejemplo”, y entonces nos quedamos con el ejemplo, pero sin llegar a la definición, al fondo del asunto. Aquí pasa lo mismo. Las personas que han hecho comentarios a tu escrito se están quedando en el ejemplo, en la “anécdota” y no están llegando al fondo del mensaje. Para mí es: indignémonos por cada muerte violenta, no seamos omisos al respecto, manifestémonos en contra de todo tipo de agresión; no nos acostumbremos a la barbarie, a los ajustes de cuentas, a las ejecuciones.

Ariel Pérez.

quizmaster dijo...

"Y por favor, ni se molesten en mentarme la madre por lo de los perros."

No creo que nadie sienta como "molestia" el mentarte la madre. Es mas bien un acto-reflejo de gente con un minimo de sentido comun al enterarse de tu miope opinion.

Entrar en detalles contigo esta de mas.

Anónimo dijo...

No es necesario mentarle la madre....usted soliiiiiito se ha encargado de ello. Si la madre es la que forma, la que educa , la que determina los valores morales de un sujeto, si la madre es la que trasmite la cultura........POR SUS FRUTOS LA CONOCEREIS

asi es que usted soliiiiito, soliiiito, decia mi abuelo, a los pen.....no los mandes a chin...a su madre, solitos se van.
Xochitl

Anónimo dijo...

Soy Felipe González. Sí el del cuestionado artículo.
Les quiero pedir un favor: antes de mandarme al carajo, lean esto:

http://blogdefelipegonzalez.blogspot.com/2009/03/necesaria-aclaracion.html